You are currently browsing the tag archive for the ‘TIC’ tag.

De tod@s es bien sabido que una imagen vale más que mil palabras, como dice el refranero, o también que con unos datos numéricos y unos grafiquitos de calidad podemos explicar casi cualquier cosa (esto lo digo más en tono irónico, por si no se aprecia). Hace poco colgué de broma en mi FaceBook una imagen de una cadena de TV española, en la que l@s responsables de la cadena pretendían hacernos ver la enorme ventaja en la cuota de audiencia (share) frente a la competencia. Y lo hacía con el siguiente gráfico:

Estoy seguro de que ustedes tendrán muchos más ejemplos como éste. En un mundo dominado más que nunca por la imagen y la rapidez, mostrar datos de forma que la información que se pretende transmitir se capture con facilidad y SIN ERROR por parte del receptor es algo no sólo técnicamente básico, sino éticamente necesario. Por eso, recursos como el que presento a continuación me parecen tan necesarios, en particular en un campo como el nuestro, el de la Evaluación, en el que necesitamos comunicar datos, transmitir información, y hacerlo asequible a un amplio espectro de audiencias. Está claro que en la difusión de resultados de evaluación es necesario muchas veces usar canales y medios diferentes por los tipos de actores a los que nos dirigimos. Pero cada vez más, la Red une a más gente, no sólo en las distancias, sino en los lenguajes, por lo que este tipo de recursos nos ayudan cada vez más a difundir a más gente.

Leo en un tuit de AEA el recurso de Knight Digital Media Center, un espacio en la Universidad de California en Berkeley.  Además de un sitio interesante para l@s que nos interesan también los temas de comunicación, encontramos una colección de TUTORIALES con recomendaciones, sugerencias, tecnología y buenas ideas para presentar mejor nuestros datos. Desde básicos sobre cómo mostrar datos en 2D o 3D, hasta impresionantes gráficos dinámicos o incluso interactivos georeferenciados.

No me ha parecido ver, sin embargo, ninguna referencia al archiconocido GapMinder, el “juguete estadístico de las bolitas que suben y bajan” como alguna vez me lo definió un amigo. Con todas las pegas metodológicas que se le puedan sacar, hay que reconocer la visión de su creador, el profesor show-man Hans Rosling. Para quien no lo conozca, imprescindible su intervención en una conferencia de los TED en 2006.

La idea es buena, y la venta mucho mejor. No en vano, hasta Google la ha incorporado como uno de sus Gadgets. Y para nosotros en Evaluación resuelve bien el problema que comentábamos antes: mostrar datos que realmente transmitan información relevante para los actores participantes, en un lenguaje asequible para la mayoría. Y no es cualquier cosa: si consultan alguna demo de GapMinder verán que se muestra con facilidad algo que con herramientas más convencionales es complejo de transmitir: la dimensión temporal, la variación de datos con el tiempo. Personalmente, la única pega importante que le pondría en nuestro caso es lo peligroso de mostrar “relaciones” o “tendencias” entre dos variables que hemos elegido en nuestro trabajo, obviando la dimensión multivariante del fenómeno (que en las cuestiones de desarrollo, es el caso habitual), que puede estar ocultando otro tipo de evolución si las condiciones cambian. Empleado con mala idea, de nuevo se puede vender casi cualquier cosa. Pero vaya, quizá ya es hilar un poco fino ;-)

Por cierto, recomiendo seguir el twitter de AEA (de donde saqué la referencia inicial), están continuamente volcando cosas muy interesantes.

Esta es una entrada un poco off-topic, pero en cierto sentido sí tiene que ver con Evaluación, en lo tocante a los Sistemas de Información, por un lado, y las TIC y su aprovechamiento para la Gestión del Conocimiento, por otro. Me llega vía el twitter de Jaume Albaigès (por cierto, aprovecho para recomendar encarecidamente su blog TecnolONGia si les interesan las cuestiones de las TIC y los movimientos sociales) una noticia sobre el lanzamiento de una plataforma de Red Social para el mundo de la Cooperación, promovida por la ONGD Solidaridad Internacional y financiada por la AECID: FaceCoop.

Según sus propios autores, “Es una red social sobre solidaridad, cooperación y desarrollo, que tiene dos objetivos: a) Informar sobre el género, el medioambiente, la participación ciudadana y la lucha contra la pobreza y el hambre, y mostrar quiénes están trabajando en estos temas; b) Poner en contacto a personas, organizaciones, empresas e instituciones públicas que trabajan en ellos“. La primera duda que me surge supongo que es más que obvia: ¿y no se podía hacer esto mismo con las herramientas ya existentes? ¿Qué hace específico -y por tanto necesario- a esta plataforma? La verdad, no lo acabo de tener muy claro. Quizá debería probarla antes de hacer valoraciones, pero no sé si me alcance el tiempo. Y esa es una primera conclusión en sí misma que me lleva a pensar que no es la estrategia más acertada.

No entiendo por qué no es posible aprovechar las aplicaciones existentes y su enorme potencial, tanto para crear comunidad de “practicantes” como, sobre todo, para hacer trabajo de sensibilización, incidencia política…en definitiva, transformación. Una comunidad de “conversos/as” (a algo tan específico sólo se apuntarán los/as incondicionales), no sé si es el mejor espacio para difundir, convencer, cambiar. Y para intercambiarnos experiencias, conocimientos, novedades, incluso para movilizarnos, las redes existentes están demostrando su utilidad (aunque es cierto que en el sector de la Cooperación al Desarrollo el tema es incipiente). ¿Será que a los/as compañeros/as de SI no les funciona su grupo de FaceBook?

No es la primera vez que veo esta estrategia en una iniciativa de TIC en el sector. Aunque no le he dado un seguimiento exhaustivo ni como espectador, hace ya un tiempo (por lo menos un par de años o más) que está en marcha el proyecto GONG: un software específico para gestión de ONG, con una una fastuosa inversión de dinero público detrás. Será que vivo en provincias, pero no conozco a ninguna ONG aquí en Valencia (ni de cooperación ni del Tercer Sector) que lo use…y no quiero pensar si me da por hacer una encuesta para ver si al menos se conoce. ¿Acaso no era posible adaptar algún ERP disponible en el mercado, incluso opensource como el OpenBravo? ¿Es necesario inventarse un soft de programación de proyectos con la cantidad de programadores de propósito general disponibles (tanto el clásico comercial MSProject hasta proyectos de software libre)? Curiosamente, Solidaridad Internacional también estaba entre las cinco ONG de cabecera que pilotaba el proyecto (vése pág. 4 del documento enlazado).

En fin, será que estoy demasiado mediatizado por los gurús que hablan de community management, redes sociales, web 2.0, etc., en el mundo real, como por ejemplo Enrique Dans o Julio Alonso. Pero qué quieren que les diga, me convencen más. Por cierto, un último detalle: el vídeo promocinal será fruto de un concurso de jóvenes creativos (buena idea), tendrá una factura muy profesional (mejor todavía), pero es un tanto sensiblero para estas alturas del partido. Juzguen ustedes mismos.

Los visitantes de EVALUATECA

Síguenos en Twitter

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 160 seguidores

%d personas les gusta esto: