Quizá este sea una primera entrega de una serie de post fruto de mis reflexiones personales y de las conversaciones con los alumnos y las alumnas del curso de evaluación que hemos terminado esta semana en la Universidad Politécnica Salesiana (Quito, Ecuador).

Esta primera será breve: preguntados los y las asistentes sobre la disponibilidad de los informes de evaluación de las evaluaciones externas que se habían hecho en sus proyectos, la respuesta ha sido unánime. NADIE (repito) NADIE (hablamos de una muestra de 23 gestores de proyectos de organizaciones locales) ha tenido acceso a los informes de evaluación, y en los pocos casos en los que alguno ha manifestado al donante el interés de su consulta, la respuesta ha sido que es un “documento confindencial“.

No se si a alguien le parece que hace falta comentarios. Y luego habrá que leer en los manuales de evaluación de las agencias cosas como la realimentación, el uso y el aprendizaje evaluativo. Si hasta citarán a Patton…

Pero, ¿qué es esto, Ernesto?