Comentábamos en un post anterior el potencial interés que el Análsis de Redes Sociales podía tener en aplicaciones de evaluación de programas. Leo hoy en la lista de discusión del Mapeo de Alcances (Outcome Mapping) del IDRC un comentario de Sarah Earl al respecto de esta herramienta, al hilo de la publicación de un pequeño (32 págs. ) pero práctico manual sobre el tema (podéis descargarlo en español aquí).

Creo que sería bueno dedicar algunos post a profundizar en aspectos concretos de la herramienta, especialmente desde la experiencia de uso (los típicos cuellos de botella, por ejemplo). Pero como primera aproximación, mi opinión es que es una propuesta que nos puede ser de gran utilidad en evaluación de programas, así como en otras fases del ciclo de proyecto (pienso especialmente en la fase de Identificación, procesos de diagnóstico, etc.). Se trata de un modelo con el potencial de lo cuantitativo pero en la que el uso real se establece a partir de interpretaciones cualitativas de estas valoraciones. Por otra parte, creo que es una propuesta que se aproxima mejor a la realidad de las interacciones sociales, que en el mundo real son más “en red”, realimentadas, correlacionadas, que jerárquicas, verticales, independientes. En este sentido, me atrevo a decir que podríamos dar un buen contrapunto al simplismo con el que muchas veces empleamos, por ejemplo, árboles de problemas para el mismo fin.

En los tiempos que corren, y con la presencia cada vez más explícita en nuestras vidas de la “interconexión” (esto, Internet, es el ejemplo paradigmático), la interpretación de los fenómenos sociales deben pasar por un enfoque de redes. ARS cobra todo su sentido.