Method

Estos días he tenido algo que se podría llamar “debate” en un foro (por muchos de ustedes conocido). Pero esta mañana me he levantado con la sensación de que estaba perdiendo el norte de la discusión. Todo empezó con un comentario sobre un artículo, en el que mi ahora interlocutor hablaba de términos en evaluación…lo de siempre, vamos, nada nuevo, que si los impactos, que si el alcance es o no es un efecto directo del proyecto. Se me ocurrió responder, intentando proponer un argumento que ya hemos venido comentando por acá: ojala el problema fuera de terminología. Si acaso, el problema es de enfoque, y si rascamos mucho más abajo, bajo el enfoque están las construcciones estructurales que sustentan las relaciones en la que se basa el actual modelo de desarrollo. Ni más ni menos. 

Pues creo que me expliqué mal, y la conversación sigue y sigue. ¡Dios mio! Con lo fácil que sería hacer borron y cuenta nueva. Sí, en serio, más de lo que puede parecer.

(esta reflexión se la dedico a Quique Cano, que seguro me estará viendo allá en el mundo en el que esté, y que ya hece mucho nos propuso a los ingenieros que inventáramos el Marco Lógico con Rostro Humano…Quique, algún día de estos lo vamos a hacer)