nuria-conill

La primera intervención magistral ha estado a cargo de Nuria Conill Grau,Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo. Interesante discurso en el que ha intentado tocar no pocos temas, por lo que quizá (como suele pasar en estos caso) es difícil profundizar en cualquiera de ellos (incluso en las preguntas). Dejo algunas píldoras de las que me han llamado la atención (entiéndase no como un resumen, seguro me dejo por el camino muchas cosas de las que ha dicho):

  • El “cómo” evaluar supone un problema mayor que requiere de una consideración importante: un proceso evaluativo supone un cuestionamiento de valores y de prácticas en sí mismo (vaya, el instrumento NO es aséptico).
  • Participación: sin duda pero hay que valorar siempre el coste de oportunidad que supone.
  • La dicotomía autoevaluación-evaluación externa. Una evaluación externa puede sacrificar fácilmente el aprendizaje en aras de una “supuesta objetividad”.
  • Hay que invertir en más investigación sobre interconexión entre instituciones/valores/normas de comportamiento.
  • Más publicidad/difusión de lo evaluado, más creatividad, más aprendizaje.
  • Hay una “cadena de conexiones” en la que hay que profundizar:  tecnología -> aumento de capacidades admon pública -> impacto en sectores sociales
  • La tradición de la institucionalización de la evaluación nos habla de dos líneas: a) presupuestaria: mejorar la gestión de fondos (ej: ministerios de hacienda); b) programática: mejorar las decisiones políticas (ej: secretarías de planificación). en estos momentos es necesaria una solución de compromiso, que ha dado en llamar “integración sistémica” . Hay que superar la ausencia de uso social de las evaluaciones.
  • Las cuatro claves limitantes de la institucionalización de la evaluación: a) si la información no es confiable; b) si no se percibe como necesaria; c) si no está disponible; d) si no es comprensible.

“La evaluación siempre deja ganadores y perdedores: obviarlo es pecar de voluntarismo” (wooop, casi ná)