Seguimos a vueltas con el desarrollo de capacidades de evaluación, pendientes (y participando en la medida que se pueda) del taller de trabajo para el desarrollo de una norma ISO que comentábamos estos días. Parece que el tema ha despertado interés en blogosfera, tuitesfera, listesfera o como le quieran llamar a nuestra discusión en línea.

De lo que hemos podido ir debatiendo sobre conclusiones del taller, se han abordado temas mucho interés y que darían, cada uno de ellos, para una entrada exclusiva. Extraigo algunos de ellos que me parecen relevantes y que también hemos tratado en EVALUATECA en algunas ocasiones.

En la segunda sesión de taller se hizo un dibujo de las concepciones actuales que rondan sobre el tema, y creo que coinciden mucho con la parcepción que se tuvo en la discusión paralela en la lista de ReLAC: hay una visión reduccionista y con bajo nivel de apropiación del concepto por parte de todos los actores implicados. Frases como “Tiene una agenda impulsada por los donantes“, “Es impuesta externamente“, “Se confunde con la formación (training)” o “Es acerca de la capacitación de los funcionarios públicos, sin otros actores relevantes” parecen definir la visión más extendida, sin duda no es  la deseable. Por oposición, podríamos pensar, de cara a un estándar, que la referencia debiera ser lo contrario: capacidades frente a conocimientos, apropiación frente a imposición, aprendizaje frente a cumplimiento. Un resumen breve, de nuevo, podemos escucharlo en boca de otro de los participantes, Alexey Kuzmin, uno de los máximos impulsores de la cultura de evaluación en la Comunidad de Estados Independientes (ex-repúblicas soviéticas):

Por cierto, por cortesía de Alexey, pueden ver en su (más que recomendable) blog de evaluación el resultado de una de las herramientas empleadas en el taller: un mapa mental sobre el concepto de Desarrollo de Capacidades de Evaluación.

En la tercera sesión, continuando con la visión comentada anteriormente, se ha dado un paso en la conceptualización del Desarrollo de Capacidades de Evaluación que sería desarrollado (valga la redundancia) en la norma. Un par de claves destacaría en esta línea. En primer lugar, el establecimiento de principios básicos, que como dicen los participantes “trascienden al proceso”: apropiación/propiedad (siempre díficil traducir “Ownership”), relevancia, sistémico, propositivo-flexible y sostenible.  Me parece interesante que se incluya lo “sistémico” (quiero pensar que se refieren a enfoque de sistemas, como abordaje de lo complejo -no en vano está Bob Williams moderando-), pues le da al proceso el empaque que veníamos comentando: una conceptualización amplia, que da importancia a la multiplicidad de actores,  relaciones y momentos (dinámica del sistema).  A mi juicio, una acertada actualización. Aquí pueden ver un breve comentario sobre las bondades de la idea, a cargo de otro de los participantes, el especialista holandés Wouter Rijneveld:

Y en segundo lugar, algo que creo que calmará a más de un/a escéptico/a. Se habla de la no vinculación del Desarrollo de Capacidades a un enfoque específico de Evaluación. Como dice el gran Bob Picciotto, en estos tiempos de guerra de paradigmas, es bueno el reconocimiento de que cabe más de un enfoque (dominante). Me parece un buen punto de partida. Ahora bien, me pregunto cómo se articulará en la norma (si es que no se deja simplemente en abierto) la necesidad de conocer, o de usar, o de instalar cierta capacidad de uso de conceptos de evaluación que son más propios de unos enfoques que de otros. ¿Será necesario siempre usar indicadores? ¿Pensaremos siempre en resultados? ¿Será imperativo incorporar la participación en todas las evaluaciones?

Hay un detalle que me gustaría señalar, y que creo que es una buena muestra de cómo están cambiando las cosas…pero de lo mucho que nos queda a la comunidad evaluadora por andar. Hoy los participantes del taller han dedicado un espacio en su agenda para presentar y debatir comentarios vertidos en paralelo en las redes sociales. Buenísima noticia, y buenísimo el criterio de los organizadores. Yo en particular es la priemra vez que veo que una actividad internacional sobre evaluación maneja aportes en tiempo real de twitter, facebook, foros, etc. Ojala se pueda mantener el pulso del debate, y sobre todo, como pedían en las redes, un proceso “post-Ginebra”.