La Cooperación al Desarrollo de la Generalitat Valenciana elimina de sus funciones cualquier referencia a seguimiento o evaluación en su enésima reestructuración. Así de simple, así de contundente, y así de peligroso. Y si no me creen, lean ustedes mismos el nuevo Reglamento Orgánico y Funcional de la recién estrenada Conselleria de Justicia y Bienestar Social, que ahora incluye las competencias de Cooperación para el Desarrollo (para ahorrarles trabajo, artículo 12, páginas 11 y 12).

Probablemente este comentario pueda parecer un hilado demasiado fino. Sin embargo, más allá de la preocupación que puede suscitarnos a los y las que trabajamos directamente en Evaluación, y más concretamente en Evaluación de la Cooperación para el Desarrollo, creo que es un aporte más al empobrecimiento de las políticas públicas, y en especial a la de Cooperación Internacional en España.

A principios de año, un ex-técnico de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo (uso esta denominación por razones didácticas, aunque ha cambiado varias veces de nombre durante los últimos años -interesante indicador, por otra parte-) publicaba un contundente artículo en uno de los diarios locales de mayor tirada sobre la deriva de la cooperación para el desarrollo de la Generalitat Valenciana. Si bien en algunas propuestas operativas, especialmente las relativas a evaluación, no coincido con el autor, no puedo estar más de acuerdo con el sentimiento general que transmite. Deriva ésta que en el área de Evaluación he podido comprobar en primera persona, desde el corte injustificable de proyectos de investigación en evaluación a la Universidad, hasta el bloqueo y el ninguneo constante a toda iniciativa de mejora en procesos y protocolos de seguimiento y evaluación dentro de la propia administración. Eso sin entrar en toda la ola de corrupción que ha rodeado a la gestión de la ayuda al desarrollo valenciana durante los últimos años (un buen amigo se molestó en recopilar todos los artículos de prensa publicados durante Octubre de 2010, en relación a estos escándalos, y fueron cerca de 200, entre prensa local y estatal).

Así, seguramente este nuevo capítulo no es más que la continuidad de esa deriva. De nada sirve que se haya venido trabajando por primera vez un espacio de participación de los actores de cooperación como es el Grupo de Trabajo en Evaluación (emanado del Consell Asesor de Cooperació), o que también por primera vez se cuente con personal técnico en la administración dedicado exclusivamente a la función de evaluación. ¿Falta de criterio? ¿Aleatoriedad? Seguramente una parte sea debido a ello. Pero a estas alturas, y con la que está cayendo, da que pensar.

Error garrafal, no obstante. Y ridículo absoluto, una vez más. Se está elaborando el informe de evaluación del Plan Director de la Cooperación Valenciana, encargado a una “empresa consultora de gran prestigio” (cito textualmente palabras de funcionarios responsables de la Dirección General), por supuesto sin concurso público, con nocturnidad y a precio de saldo. Pero no se preocupen, el informe no hablará de esto, pero sí nos dirá que, en líneas generales, la cooperación valenciana es exitosa, cumple con los estándares de la OCDE y es pionera en la promoción del codesarrollo. Y total, estos pequeños detalles son cuestiones menores, que vendrán en el apartado de recomendaciones, en letra pequeña.