You are currently browsing the tag archive for the ‘AEA’ tag.

Creo que no es un secreto mi debilidad por la AEA (Sociedad Americana de Evaluación) en cuanto a qué hace y cómo hace en Evaluación, y en especial qué rol juega en el sector. Será, seguramente, porque no puede ser de otro modo con iniciativas como AEA365. Ya hemos comentado alguna vez en EVALUATECA que estas cosas de las redes sociales en Internet no parecían estar permeando bien en ciertas áreas, donde por otra parte podrían tener un impacto realmente sorprendente. A mi juicio, este es uno de esos casos de éxito.

AEA365: A Tip-a-Day by and for Evaluators es una iniciativa de blogging sobre Evaluación, en la que podemos encontrar entradas de muy diferente naturaleza: temas de reflexión/discusión de actualidad, herramientas innovadoras, herramientas no tan nuevas pero en una introducción amigable, recursos didácticos, etc. Hay un elemento distintivo, donde reside su éxito: es y está hecho por y para la red social de evaluadores/as y para los/as interesados. A mi juicio, estas son las tres claves que lo explican:

  • Frecuencia: todos los días hay información (de ahí el 365, para el/la que no lo hubiera descubierto todavía 😉 ). El blog está muy vivo, y eso es algo muy fácil de decir y difícil de hacer en un sector que no tiene naturaleza periodística, en el que no pasan cosas “impactantes” mediáticamente cada día, que en definitiva no es por sí misma un área con la inmediatez que representa la Red.
  • Contribución colectiva: la gran mayoría de contenido es creada por evaluadores/as, especialistas, interesados/as en el tema, que lanzan sus propuestas. En este sentido, la gestión de la información y la moderación para dar ritmo es clave, y en eso creo que la labor de Susan Kistler es fundamental.
  • Frescura: el formato es muy claro, muy conciso, muy “píldora”, lo que no implica que no se toquen temas de calado. Creo que en el diseño del sitio, AEA ha entendido el lenguaje blog muy bien.

En definitiva, me parece una fuente muy recomendable en estos tiempos. Y creo que es un camino por el que vamos a ir transitando en Evaluación, más pronto que tarde. Es más, creo que quien no transite por él, se quedará un tanto varado muy pronto. Aunque bueno, qué va a decir en este sentido alguien que bloguea, tuitea, etc., ¿verdad?

Espero que nadie piense que escribo todo esto porque hoy AEA365 publica una entrada que me pidieron sobre EVALUATECA y sobre mi experiencia de blogueo en Evaluación en habla hispana. Prometo que ya tenía pensado escribir sobre ello hace tiempo (¡tengo testigos!, aunque también han escrito en AEA365, quizá eso los inhabilita 😉 ).

Como  limitante para nosotros/as, como casi siempre: la lengua de uso es el inglés. En nuestro ámbito idiomático están surgiendo también experiencias interesantes en este sentido, como los debates temáticos en la red social de ReLAC. He tenido la oportunidad de participar puntualmente en alguno de ellos, como el de Género, Derechos Humanos y Evaluación, con mucha y muy variada participación y magníficamente moderado por las/os compañeras/os de Inclusión y Equidad desde Chile. Pero creo que sigue siendo un formato muy 1.0: aunque da ciertas ventajas como la profundidad de las discusiones, es complicado mantener el ritmo, para lo cual el trabajo de los/as facilitadores/as es crítico.

Así que, ¿para cuándo un ReLAC365? Ahí dejo el guante.

Anuncios

Hoy empieza en Anaheim (California, EEUU) la edición número 25 de la Conferencia Anual de la Sociedad Americana de Evaluación (ya saben, entiéndase “americana” desde la óptica de los/as estadounidenses). Sin duda alguna, el evento anual que reúne a lo más granado de la comunidad evaluadora, no sólo de EEUU (que es una gran parte) sino también del resto del mundo. Académicos/as, responsables de instituciones públicas nacionales e internacionales, responsables de ONG, consultores/as, editoriales, etc., se encuentran durante 4 días, siempre a principios de Noviembre, para compartir los últimos debates, las novedades, en definitiva, lo que se “cuece” en el sector.

He tenido la inmensa suerte de poder participar en tres ocasiones, 2001 (St. Louis), 2003 (Reno) y 2005 (Toronto, conjunta con la Sociedad Canadiense, que eso sí fue, en términos numéricos, una barbaridad). La dimensión del evento es tal que, la verdad, abruma. Miren si no los números estimados de la de este año: 2.500 participantes, más de 600 comunicaciones. Recuerdo que repasarse el programa e identificar las sesiones a las que interesaba ir cada día, requería casi de una tarde de planificación con aquel monstruo (vean si no el programa de este año aquí).

A pesar de las dimensiones, creo que es un modelo de Conferencia muy interesante y muy útil para los/as que trabajamos en el sector. Guarda un buen equilibrio entre lo “académico” y lo “profesional” (no es un Congreso científico al uso, ni mucho menos), se cuida muchísimo la interacción entre los/as participantes (muchos espacios de intercambio, actividades sociales para favorecer los contactos, “feria de empleos“, etc.) y el ambiente es realmente horizontal. Cuando vienes del mundo académico, como es mi caso, cuesta creer que en un foro de este tipo te sientes a cenar y tengas a un referente mundial como por ejemplo Michael Patton departiendo tranquilamente.

Ah, y el precio de inscripción, un limitante muy habitual en estas cosas, es muy bajo (la opción más cara, pagar in situ y si ser miembro de AEA, son 345 USD). La estrategia, por lo que me contaron una vez (y pude comprobar en directo), es minimizar costes al límite, a un extremo que en ocasiones me llegó a parece extremadamente austero. Una anécdota: en 2005 (no hace tanto) en las salas de presentación no había cañón de proyección de video, a no ser que alguien llevara o que los panelistas se hubieran puesto previamente de acuerdo y lo alquilaran; recuerdo también que cosas como fotocopias para los asistentes las llevaba el propio presentador si quería. No tengo el dato, pero haciendo unos sencillos números dudo mucho que AEA gane mucho dinero con el evento. Seguro que la estrategia le reporta otros beneficios de otro modo (siendo, por ejemplo, la sociedad de evaluación líder en el mundo, con diferencia).

Si alguna vez tienen la oportunidad, ni lo duden. Algo que hay que reconocerle a la AEA ha sido su vocación internacionalista, intentando facilitar la asistencia de profesionales de todo el mundo, en especial los/as profesionales de países del Sur (estos/as últimos mediante una simpática actividad de recaudación de fondos, una subasta “silenciosa”, que además resulta siendo la estrella de la agenda social de la semana).

Para los/as que no hemos podido asistir esta vez, quizá por medio de las redes sociales podamos captar algo de lo que se cuece por California estos días. En twitter, mediante la cuenta oficial de AEA (@aeaweb), y mediante los comentarios de los/as asistentes con la etiqueta (hastag) #eval11. No sé si habrá alguna retransmisión en streaming o grabaciones de las conferencias principales para verlas en diferido. ¡Ojala!

solar_power

Yo que no vengo de la tradición ecologista, con el tiempo me he ido acercando al ambientalismo, y con la conjugación del desarrollo, hacia las ideas que rondan el manido concepto de Sostenibilidad (en un sentido más planetario que evaluativo). Esta pasada temporada en EEUU, trabajando con gente centrada en temas de Cambio Climático, en el Global Institute of Sustainability, ha sido un paso más hacia ese matrimonio necesario, y quizá la primera (aunque tímida) aproximación desde/con herramientas que me interesan en la Evaluación.

Por eso, cuando he recibido el boletín electrónico de PREVAL (¡gracias Enma!), y he visto un especial en “cambio climático”, me he animado a leerlo con detalle más si cabe que otras veces. Mi sorpresa: una amplia recopilación de materiales sobre el tema y ni una referencia a la conexión entre este tópico y la evaluación (se supone que PREVAL es un programa especializado en esto último, nuestro amado tema).

Más allá de lo acertado o no de la recopilación de enlaces, publicaciones, materiales, etc., me viene a la mente una preocupación: ¿aportamos algo desde la Evaluación al debate sobre Cambio Climático?

Propongo dos enalces, a bote pronto: la Asociación Internacional de la Evaluación de Impacto (traducción libre de IAIA 😉 ) y el Grupo de interés en Evaluación de Programas Ambientales de la Sociedad Americana de la Evaluación (AEA).

¿Más ideas?

Los visitantes de EVALUATECA

Síguenos en Twitter

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
A %d blogueros les gusta esto: