You are currently browsing the tag archive for the ‘Patton’ tag.

A pesar de los muchos años de profesión y los muchísimos cursos, talleres, charlas, conferencias, etc. impartidas por este gran maestro de la evaluación, a muchos de los que nos interesan sus tesis nos resulta casi imposible asistir a alguna actividad en la que participe Michael Quinn Patton. Para los que no les suene (que seguro serán los menos), Michael es un líder mundial en Evaluación, creador entre otras cuestiones del llamado enfoque de Evaluación centrada en el Uso (traducción libre de “Utilization-focused Evaluation”). Un fiel creyente en lo cualitativo, en la creatividad como premisa para una evaluación útil, y cómo no, en la participación.

Pues gracias a las nuevas tecnologías, y al esfuerzo de UNICEF, IOCE y DevInfo, mañana tendremos la posibilidad de participar en un seminario online con la participación de Michael hablando de tendencias futuras en Evaluación. Lo acompañará Marco Segone, de UNICEF, una persona a la que la comunidad de evaluadores le debemos mucho por todo el esfuerzo que viene haciendo en el apoyo a las Redes de Evaluación en todo el mundo, y muy en especial en el área Latinoamericana.

Participar no puede ser más fácil y más barato. Sólo hay que apuntarse aquí y seguir las instrucciones. ¡Y gratis!

Anuncios

Así como mi abuela hacía magia con los cuatro restos de las comidas de varios días y se inventaba una nueva, presento algunas ideas/recursos que he estado manejando eta semana, sin demasiada conexión y meramente descriptivo. Estoy seguro de que el conjunto será de utilidad.

El primero es una de las muchas cosas interesantes que uno/a puede encontrarse en la meca académica de la Evaluación, el Evaluation Centre de University of West Michigan. Alrededor del programa de doctorado multidisciplinar en Evaluación, surgido hace unos cuatro años, el EC organiza los Evaluation Cafe, una actividad breve en un ambiente algo más distendido que una clase o una conferencia, en la que se comparten ideas, recientes trabajos o investigaciones o se debate con personalidades de la evaluación. Todo ello alrededor de un cafe. La idea no es la gran revolución, pero es una buena práctica. Y si además facilitas recursos y eres capaz de convocar a nombres como Patton o Scriven, en fin, das valor añadido, si duda.

En la referencia anterior se puede encotrar información sobre los ‘cafes’ ya servidos y los que vendrán. Algo muy interesante que he descubierto esta semana, y por lo que hago la referencia, es que algunas sesiones están grabadas en video y se pueden ver, junto a materiales expuestos por los ponentes. Casi como estar allá (pero sin tanto frío 😉 )

La otra referencia/recomendación de la semana es el Evaluation Portal, iniciativa particular creada por Lars Balzer. Se trata de un intento de “madre de todas las webs” en Evaluación. Como dice Lars en la cabecera, trata de responder a la pregunta “¿está usted buscando alguna información sobre el tópico ‘evaluación’?”. Algo ambicioso, no cabe duda, rozando lo utópico. Hago esta referencia por varias razones. Primera, porque me parece que va a cumulando y facilitando información interesante en este tema. Segunda, porque es una iniciativa particular, llevada adelante con el esfuerzo personal de un compañero evaluador. Y tercera, por sintonía generacional, porque Lars es un profesional ‘de mi quinta’ (vieja denominación en España para decir ‘de una edad similar’). Y estoy encantado de ver que mi generación empieza a decir y hacer cosas interesantes en Evaluación.

Ya comentamos en una entrada del pasado junio la presentación de una iniciativa de difusión de una evaluación participativa promovida por Ingeniería Sin Fronteras. Aprovechando este ejemplo, creo que puede ser interesante hacer un comentario en relación al uso de los medios audiovisuales en procesos de evaluación. En este caso, ISF presenta como “producto” de su evaluación, un DVD en el que presentan material sobre el proceso participativo de evaluación. Sin entrar en un análisis cinematográfico (cosa que me sería imposible, ya que no tengo ni la más remota idea), desde un punto de vista evaluativo el material genera varios interesantes aportes.

Por un lado, y según me comentan los responsables del diseño de este proceso (la consultora especializada TRELLAT), la documentación gráfica es en sí misma uno de los métodos de recolección de datos que refuerzan las diferentes técnicas participativas empleadas. Por otro lado, este medio pretende facilitar la comprensión de las valoraciones de los destinatarios de los proyectos evaluados por parte de las diferentes instituciones implicadas (incluídos los donantes, aunque en este caso siendo la financiera de los proyectos la que es, dudo mucho ni si quiera se tomen en interés de ver el material, ni por curiosidad).

Yo le añadiría uno más: fortalecimiento de capacidades de evaluación. Un material como este es perfecto para trabajar en formación de especialistas. Es un medio más rico de abordar, por ejemplo, esta evaluación como caso de estudio y reforzar conocimientos en un aula, tanto aspectos de metodología como de praxis real de las evaluaciones en campo. Sería bueno facilitar este tipo de materiales por medio de la red: licencia CC o colgar secuencias en Youtube podrían puntos muy a favor.

El uso de audiovisuales como herramienta participativa, por supuesto no es nuevo. Existe ya incluso estudios en profundidad sobre, por ejemplo, los aspectos cognitivos en el uso de herramientas de video (es decir, como al “grabar” intencionalmente una secuencia estamos dando una interpretación de lo que sucede en el contexto que se registra). Esto es especialmente importante en aplicaciones en las que son los propios destinatarios de los proyectos a evaluar los que “graban” cuestiones del proceso. Michael Patton en su libro “Creative Evaluation ya mencionaba estas cuestiones, citando principalmente los trabajos en profundidad de Michael Scaife e Yvonne Rogers (un exhaustivo listado de sus publicaciones puede encontrarse aquí).

Este aspecto de “dar voz” es el que más me atrae de estos usos audiovisuales en procesos participativos. Esto, unido al hecho de que precisamente ahora los medios al alcance para socializar experiencias por medio de audio y video (la red, básicamente, con sus múltiples aplicaciones) son realmente potentes en cuanto a alcance se refiere, son razón suficiente para invertir más en ser creativos en nuestros procesos de evaluación. Como muestra, en esta página podéis ver ejemplos muy buenos de una ONG anglo-francesa (o franco-inglesa, como se prefiera) llamada Insight, dedicada a lo que ellos llaman el “Video Participativo”. Recomiendo para quien quiera profundizar un poco más.

Y luego vendrá algún listillo con la cantinela de que estas cosas “no sirven para evaluar los criterios del CAD”, que es lo que realmente importa…

Estos días estoy fuera, en Quito. Tenemos un curso de Evaluación de Programas en el marco de una colaboración entre la Universidad Politécnica Salesiana y la mía. Revisando el material que he pasado como lecturas previas, pensaba sobre la ideas de uso de evaluación del gran Michael Patton. Hay un artículo muy breve (dos páginas apenas) pero que da en el clavo. Lo podéis encontrar en el Vol. IX nº4 de The Evaluation Exchange (se puede bajar el número entero en PDF aquí).

La propuesta de evaluación enfocada al uso de Patton tiene una fuerte conexión con la idea de incorporar cultura de evaluación en las organizaciones (lo que hace unos años se puso de moda con el manido término “mainstreaming”, cuya traducción al español no me atrevo a dar). Y creo que esa es una de sus mayores fortalezas. En el breve artículo que recomiendo, afirma algo así como que “apoyar a los profesionales a reflexionar desde un punto de vista de evaluación, puede tener mayor y mejor efecto en la organización que hallazgos específicos”. Ello implica, desde mi punto de vista, un necesario paso de las organizaciones por un proceso de fortalecimiento de sus propias capacidades de evaluación.

Me preocupa el giro que se está dando en España sobre el uso de evaluaciones. De pronto, la solución a todos los males pasa por una Agencia Nacional de Evaluación. Específicamente, hablando del campo de la Cooperación al Desarrollo, parece que podríamos dar una acelerón como en otras cuestiones del área se han dado en el pasado. Se abre un espacio de posibilidades, lo cual es, de entrada, positivo. No obstante, tengo mis dudas sobre si todo esto podría convertirse en un arma de doble filo. Creo que el sector requiere de más fortaleza en sus capacidades, para poder incorporar un buen uso, y no un abuso, de las actividades de evaluación.

En este campo quizá deberíamos mirar más a Latinoamérica. Esa es mi percepción por ahora. En estos días haremos un experimento en el curso. A ver qué tal estamos de usos y abusos en este lado del charco.

Los visitantes de EVALUATECA

Síguenos en Twitter

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
A %d blogueros les gusta esto: